Blog

El ahorro a la vuelta de las vacaciones de verano

A todos nos pasa que, durante el verano, nuestros gastos se acumulan y la cuesta de enero se adelanta a septiembre. Esto se acentúa si en la familia hay niños que empiezan (o vuelven) el colegio.

Las vacaciones, los excesos del verano, los libros, el uniforme… son gastos que empiezan a sumarse los unos a los otros convirtiéndose en un problema. Por todo esto, ahorrar y reducir los gastos tras el verano se convierte en algo necesario. Te contamos qué hacer para conseguirlo.

 

Ten controlados tus gastos e ingresos

En ocasiones gastamos más porque no sabemos en qué gastamos el dinero. Al mes tenemos una serie de gastos asegurados como son el alquiler, los recibos, la comida, el transporte, etc. que podemos tener controlados. Una vez que sepamos cuáles son nuestros gastos fijos, sabremos de qué dinero disponemos.

De ese dinero del que disponemos, es bueno separar a principio de mes una cantidad para ahorrar. Esto nos permitirá, además, tener un colchón por si pasa alguna emergencia.

 

Comprueba lo que gastas en los recibos

Es probable que no lo hayas hecho nunca pero es un buen momento para hacerlo por primera vez. Creemos que lo que pagamos de luz, gas o agua es lo que hay que pagar. Si bien es cierto que en el agua no hay mucho que hacer (sigue siendo un monopolio), en el gas y la luz existen muchas compañías diferentes y, el buscar la mejor tarifa, nos puede suponer un ahorro de hasta doscientos euros en un año.

En las tarifas de móvil, internet o fibra pasa lo mismo, aunque la gente es algo que controla más, aunque se por los anuncios de la televisión. De todas formas, comparar las diferentes tarifas siempre es bueno, ya que existen compañías low cost como Pepephone que no son conocidas pero tienen muy buenos precios.

 

La vuelta al cole

Es uno de los mayores gastos del mes de septiembre. Los libros, material escolar, ropa… que necesitan los niños son, además, bastante caros. Los libros de texto suelen costar unos 230 euros. Lo mejor que puedes hacer es buscar dónde son más económicos. Generalmente salen más baratos comprándolos en sitios diferentes, no todos en el mismo sitio.

 

Comprar barato

Comprar marcas blancas o buscar en qué supermercado es más barato cada producto puede suponer un ahorro de un 40% en nuestra lista de la compra.

Es muy importante saber qué necesitamos así que haz una lista de la compra antes de ir al supermercado y cíñete a esta. Muchas veces compramos de más porque no sabemos qué hace falta.

También es bueno que hagas el menú de la semana y que, si es tu caso, te lleves la comida de casa si tienes que comer en el trabajo. Según diferentes estudios, esto puede suponer un ahorro de hasta setecientos euros al año.

Pero no sólo se puede ahorrar en comida. Los productos de limpieza, belleza o la ropa también nos suponen un gran gasto. Comprar en rebajas o hacerlo por internet puede suponer un ahorro de hasta trescientos euros al año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *